ORGANISMO & CUERPO

IMG_1044.JPG

“Un organismo sano no necesariamente corresponde a un cuerpo “sano”    (Gaos, 2009, p. 72)

El epígrafe anterior propone la diferenciación de un componente simbólico denominado “cuerpo”, y otro fisiológico denominado “organismo”, que pueden o no corresponder entre sí. En este sentido el cuerpo es una integración “simbólica” que depende de la intervención de “otros”.

La película de “El jardín secreto” es un claro ejemplo, ya que Collin, un niño que a pesar de estar sano, piensa que está enfermo y que va a morir, por eso no camina, no juega, permanece en cama encerrado todo el día, pero ¿por qué? porque todos lo tratan como enfermo aunque no lo esté, porque todos piensan que va a morir aunque no sea así, y finalmente porque el niño llegó a sentirse enfermo y cercano a la muerte, ¿en qué momento cambia su autopercepción? Cuando su prima Mary lo ve y lo trata como un niño sano, capaz de salir, caminar, jugar y vivir.

Traslademos este ejemplo a otro caso: la sensación de gordura. Puede suceder lo mismo si cualquier niña es llamada “gorda”, tratada como tal, expuesta a estándares selectivos de peso y talla, seguramente llegaría a sentirse gorda aunque no lo sea y seguramente se preocuparía por su peso años más tarde.

De ahí que una persona pueda tener un “organismo” (fisiológico) sano, a pesar de que su cuerpo (simbólico) se construya de una manera diferente, esto ocurre gracias a dos elementos: la subjetividad y lo social.

La subjetividad: son las ideas, creencias y significaciones de cada persona (Galende, 1997). Durante la infancia, ocurre la apropiación paulatina de éstas y así se constituye la individualidad, pero siempre se sostiene en la relación que se tiene con otro, porque es el otro, quien lo reconoce y lo habla. Así, la vida psíquica y lo social, dependen y se construyen entre sí.

Lo social: se trata de la familia, la escuela, la religión, los medios de comunicación y toda institución y persona con la que tenga contacto un individuo.

Galende (1997) destaca que la construcción del cuerpo se analiza a través de las significaciones y los sentidos provenientes del exterior, aunque la manera en que los individuos se apropian de ello, es crucial para conocer la influencia que tiene sobre sus actos.

Y tú, ya reconociste qué significaciones sociales has hecho tuyas?

Psic. Mónica Juárez

 

BIBLIOGRAFÍA:

Galende, E. (1997). De un horizonte incierto: psicoanálisis y salud mental en la sociedad actual. Buenos Aires; México: Paidós.

Gaos. F. (2009). Resonancias del silencio, sujeto, cuerpo, saber: Prolegómenos de un abordaje psicoanalítico del cuerpo y sus afecciones. México: Círculo Psicoanalítico Mexicano.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s